C/ Rosario, 119, Bajo

02003 Albacete

+34 967 52 00 00

www.albavoz.com

¿Cómo proteger los datos en la nube?

La nube es el sistema de almacenamiento en donde actualmente casi toda la información que manejamos se guarda allí. Al no estar alojada en un único dispositivo hace mucho más riesgoso que pueda ser robada la información personal y laboral. Por esta razón queremos contarte cómo proteger los datos en la nube.

5 claves para proteger los datos en la nube

El almacenamiento de información en la nube hace que sea mucho más práctico tener un respaldo de la información que manejamos constantemente en caso que el dispositivo con el que trabajamos se dañe o pierda la información. Pero es necesario tomar en cuenta ciertas consideraciones para evitar que cualquier persona acceda fácilmente a esa información.

Servidores seguros para lo datos en la nube

Imagen de tonodiaz en Freepik

Política de privacidad y seguridad

Actualmente existen muchas plataformas que funcionan como un almacenador de datos en la web. Por esta razón es importante conocer los criterios y políticas de privacidad o seguridad que tenga cada uno de ellos. De esta forma se puede saber si realmente el sitio es confiable.

Cada nube tiene políticas que explica dónde estará alojada la información, si existe posibilidad de borrado completo o derecho al olvido. Además, es necesario saber si el país donde se encuentra alojada la nube trata la información con total privacidad. Estas son algunas de las consideraciones que se deben tomar en cuenta para evitar problemas.

Control de accesos

El control de accesos tiene que ver con aquellas personas a quienes le permitimos manipular la información dentro de nuestra nube. Todos los archivos en la web pueden compartirse y dependiendo de la compañía se puede segmentar el nivel de accesibilidad que se le da a cada usuario. Puede darse un acceso para: leer, editar o borrar la información.

Evita dar a muchas personas la accesibilidad a tu información. En caso que antiguos colegas o trabajadores ya no laboren dentro de la organización, recuerda remover esos accesos. Es importante controlar quiénes son las personas que entran a nuestros datos. De esta manera podrás prevenir problemas que afecten la seguridad de tu información.

Utilizar contraseña fuerte

Las contraseñas son la principal barrera con la que se consigue cualquier persona para acceder a la información. Para proteger los datos en la nube es necesario utilizar contraseñas fuertes, es decir que cuenten con una extensión larga, combinación de letras, números y si es posible incorporación de signos.

De esta manera será más difícil que cualquier persona pueda acceder a tu cuenta. Adicionalmente te recomendamos configurar autenticación en dos pasos cada vez que puedas. Estos sistemas de seguridad te envían una clave especial que se crea cada vez que deseas acceder a tu información desde otro dispositivo desconocido.

Incorpora un cifrado extra

Protege los datos en la nube con cifrado extra

Imagen de DCStudio en Freepik

Adicional a la contraseña que implementes para ingresar a tu información en la nube, también puedes colocar un cifrado adicional a los documentos o información delicada. Puedes colocarlos dentro de una carpeta con algún cifrado que pida clave de acceso para poder abrirlo. Existen diversas herramientas que te permiten hacer esta configuración y es un método eficaz para evitar que un tercero acceda a la información dentro sin tu autorización.

Evite anotar contraseñas

Por lo general las personas suelen anotar sus contraseñas en algún documento, nota o archivo dentro de su computador o dispositivo móvil, esto ocasiona que la información pueda volverse vulnerable si cae en las manos equivocadas.

Para proteger los datos en la nube te recomendamos evitar escribir tus contraseñas en equipos electrónicos. En tal caso si considera que la clave es compleja de recordar entonces es preferible que lo anote en alguna libreta pequeña y que cargue con ella a la mano a donde quiera que vaya.

Ventajas de utilizar una nube

  1. Ahorras costo de mantenimiento y soporte a las computadoras.
  2. Te ahorras espacio en el disco duro.
  3. Puedes trabajar de forma organizada y no se requiere descargar o adjuntar los archivos para mandarlos por correo.
  4. Hay un menor riesgo de perder información por problemas eléctricos o problemas con la computadora.
  5. La información se mantiene resguardada por la empresa que ofrece el servicio.
  6. El almacenamiento de información es gratuito cuando es una pequeña cantidad de información, pero se desea ampliarse existen compañías como Albavoz que permiten hacerlo por medio de un arancel mensual o anual.
  7. Para acceder a la información solo necesitas tener conexión a internet en cualquier dispositivo.

Recuerda que en Albavoz tenemos servidores cloud para almacenar información de grandes, medianas y pequeñas empresas. Ahora que conoces cómo proteger tus datos en la nube te recomendamos tomar las medidas adecuadas para cuidar la información personal y laboral.

Cinco razones por las que las empresas eligen la nube

Si todavía estás considerando pasar a la nube en 2022, ya estás por detrás del 90% de las empresas, según un estudio de 451 investigaciones. La mayoría de las empresas también utilizan un enfoque compuesto por más de un servicio nube («multicloud»). Esto implica que ya se ha adoptado el almacenamiento en la nube y la gran mayoría de las tareas de la empresa se realizan mediante la nube.

Hay muchas razones por las que las empresas eligen la nube en vez de soluciones convencionales informáticas y de almacenamiento de datos. Tal y como el resto de nuevas tecnologías, pasar a la nube conlleva algunos riesgos e inconvenientes. Sin embargo, los beneficios superan con creces estas desventajas.

Estas son algunas razones prácticas por las que pasar a la nube es una buena opción para empresas de todos los tamaños.

1. La nube permite conocer mejor los macrodatos.

Las empresas generan grandes volúmenes de datos estructurados y no estructurados a diario, cuyo conjunto se conoce como «macrodatos» (o «big data» en inglés). Según una encuesta de Accenture, el 79% de las empresas coinciden en que aquellas empresas que no adoptan los macrodatos pueden perder su competitividad e incluso desaparecer.

Para obtener información valiosa a partir de macrodatos se necesitan medios para procesar información de manera asequible. Es posible que los sistemas de almacenamiento in situ de su empresa no sean capaces de procesar un alto volumen de datos a largo plazo. Para hacer todo esto de forma convencional se necesita invertir fuertemente en la infraestructura informática de su empresa.

Más importante aún, es muy posible que su almacén de datos in situ no pueda respaldar soluciones de análisis avanzadas capaces de procesar información rápidamente. Al pasar a la nube, puede obtener información valiosa de sus datos y tomar decisiones basadas en ellos.

2. La nube es flexible y escalable.

La escalabilidad es uno de los principales beneficios de usar la nube. Muchas empresas aprovechan la nube mientras aún están creciendo para gestionar sus límites de ancho de banda. Los servicios en la nube pueden aumentar o disminuir muy fácilmente en función de los límites del usuario. Mientras que si solo utiliza infraestructura local, debe invertir considerablemente en servidores físicos, equipos de red y licencias de software para permitir a su negocio seguir creciendo.

Los servicios en la nube también son extremadamente flexibles. No condiciona a su empresa a estar en un lugar en particular. Cualquier dispositivo con acceso a Internet, entre ellos los portátiles, smartphones o notebooks, se puede utilizar para acceder y compartir documentos críticos para la toma de decisiones estratégicas en su empresa. Las empresas necesitan este nivel de flexibilidad para crecer en un mercado tan saturado.

Las ventajas de la nube han estado a la vista de todos durante la pandemia. Las empresas que ya habían adoptado la nube pudieron adaptarse a trabajar telemáticamente mucho más rápida y eficientemente que la competencia del mismo sector que aún no lo había hecho.

3. La nube facilita colaborar con mayor eficiencia.

La computación en la nube también permite lograr mayor eficiencia en las tareas de varios organismos. La tecnología en la nube facilita la colaboración a una escala mucho mayor entre los empleados de la misma empresa. Permite a varios usuarios de diferentes departamentos acceder a la información que necesitan.

Con la tecnología en la nube, las empresas pueden superar barreras geográficas al tener una infraestructura a la que se puede acceder desde cualquier lugar. Esto permite colaborar con mayor eficiencia entre los equipos internacionales y ayuda a la empresa a crecer.

Cuando las empresas combinan la tecnología en la nube con servicios gestionados, pueden compartir información con la misma eficacia, evitar errores humanos y acelerar el proceso de toma de decisiones. Esto permite aumentar la productividad al centrarse en las tareas que más importan.

4. La nube garantiza la continuidad del negocio y que se pueda recuperar la actividad ante cualquier desastre.

Las empresas han cambiado drásticamente su forma de almacenar y recuperar datos gracias a la nube. Esto es de especial utilidad cuando hace falta recuperarse rápidamente de un desastre inesperado. Un  estudio de Diffusion Group muestra que el 60% de las empresas que pierden datos irrecuperables tienden a cerrar dentro de los seis meses posteriores a la catástrofe.

Con los ataques de ransomware y la posibilidad de sufrir daños físicos siempre al acecho, las empresas necesitan algo con lo que contar en caso de accidente. Las copias de seguridad en la nube ayudan a las empresas a recuperar sus datos rápidamente para que puedan continuar operando sin tener que cesar su actividad. No cesar la actividad es fundamental para las empresas que quieren sobrevivir y seguir siendo competitivas después de sufrir una pérdida de datos.

Incluso durante la pandemia, la nube ha ayudado a las empresas a mantenerse operativas y continuar con sus negocios desde cualquier lugar.

5. La computación en la nube es sencilla y asequible.

Ampliar el uso de la infraestructura in situ es bastante costoso. Requiere invertir más en hardware, equipos de red, licencias de software y en contratar técnicos. Cuando se tienen en cuenta los costes de instalación y de mantenimiento, los precios suben por las nubes. Además, la infraestructura puede sufrir daños físicos durante cualquier catástrofe, como una inundación o un incendio.

Al pasar a la nube, se pueden evitar los gastos propios de tener infraestructuras redundantes en caso de accidente. A pesar de los costes iniciales de configuración y de entrenamiento para la computación en la nube, se pueden realizar economías de escala a un ritmo mayor que con infraestructura local. La relación entre costes y efectividad es una de las principales razones por las que las empresas de todo el mundo eligen la nube en vez de los sistemas tradicionales.


Es hora de prepararse para la nube.

Al pasar a la nube, es importante tener políticas de adopción claras para guiar a tu personal y entrenarlos adecuadamente para que puedan usar esta tecnología de forma segura. Si esta es tu primera vez, debes organizar el proceso de adopción por etapas para que se pueda integrar la nube completamente con la infraestructura de tu organización. Antes de nada, deberías identificar cualquier problema que pueda surgir al pasar a la nube y encontrar posibles soluciones: problemas con el ancho de banda, las aplicaciones heredadas, la compatibilidad entre datos, etc.

Tienes que tener en cuenta que los proyectos en la nube son complejos y que puede llevar tiempo desarrollar las competencias necesarias para todas las operaciones que estos conllevan. Sin embargo, si evalúas cuidadosamente tu estrategia de adopción y estás dispuesto a realizar las mejoras necesarias, tu empresa puede convertirse con éxito en una organización en la nube.

En el mundo actual, corres el riesgo de quedarte atrás y perder tu competitividad en el mercado si no te pasas a la nube. Con una buena estrategia en la nube, puedes planificar el crecimiento de tu empresa y estar preparado para el futuro.

Ventajas del alojamiento en la nube que no sabías

Todo el mundo está trasladándose a la nube. ¿Qué significa trasladarse a la nube? ¿Cómo funciona el alojamiento en la nube? ¿Es mejor que el alojamiento tradicional?

En el mercado comercial de hoy, todo empresario o emprendedor busca cómo maximizar la eficiencia y minimizar costes innecesarios. El alojamiento en la nube está en boca de todos, pero por un motivo simple: se ha convertido en un método revolucionario y efectivo. Todo el mundo está trasladándose a la nube.

¿Qué significa trasladarse a la nube? ¿Cómo funciona el alojamiento en la nube? ¿Es mejor que el alojamiento tradicional? Estas son algunas de las preguntas a las que les daremos respuesta para ayudarte a tomar la mejor decisión para tu empresa.

¿Qué es el alojamiento en la nube?

En pocas palabras, la nube es una estructura electrónica que puede almacenar datos a través de distintos ordenadores. Estos datos son transmitidos a través de redes tales como el internet. De esta manera, las granjas de servidores funcionan como una unidad de almacenamiento y procesamiento con tus datos agrupados en múltiples servidores.

Esto significa que si un servidor se cae, tanto tu información como capacidad de procesamiento se mantendrán intactas. Asimismo, tus datos, aplicaciones, correos electrónicos y software van contigo a dónde tú vayas.

¿Cuáles son las ventajas del alojamiento en la nube sobre el alojamiento tradicional?

Algunos de los beneficios del alojamiento en la nube son:

Tiempo de actividad del servidor

El rendimiento de tu sitio web está directamente relacionado con el tiempo de actividad de tu servidor. El sistema de servidores interconectados asegura que no existan fallos. Si cualquiera de tus servidores se cae, o no puede procesar tu solicitud, otro servidor podrá tomar el relevo, haciendo que todos los procesos continúen sin que te des cuenta.

Con el alojamiento tradicional, por el contrario, cualquier fallo o caída de tu único servidor tendrá como resultado un mayor tiempo de inactividad en todas tus aplicaciones, así como también en tu sitio web.

Balance de costes y eficiencia

Con alojamiento en servidores cloud, no debes preocuparte por gastos extras en infraestructuras, ya que los proveedores del servicio se ocupan de todo. Adicionalmente, solo necesitas pagar por los servicios y recursos que estés utilizando.

En el modelo de alojamiento tradicional, por el contrario, necesitas invertir en infraestructura, y pagar, además, deberás pagar una cuota fija por servicios y recursos, independientemente de que los emplees o no.

Mayor seguridad

En el modelo de alojamiento tradicional, tanto los recursos como la capacidad de CPU de un solo servidor se comparten a través de múltiples sitios web. Adicionalmente, necesitarás un servidor privado dedicado a proteger información de carácter delicado para la empresa.

El alojamiento en la nube, por otro lado, viene con una infraestructura establecida con múltiples niveles de seguridad: datos, redes, aplicaciones y seguridad del hardware. El servicio en la nube también ofrece soluciones seguras y encriptadas, recuperación de copias de seguridad, firewalls, administración de usuarios, aislamiento de datos y segregación de almacenamiento.

Ampliación de recursos

El servicio de alojamiento en la nube hace que sea increíblemente fácil incrementar los recursos y funcionalidades de acuerdo con las necesidades que requieran tanto las aplicaciones como los sitios web de la empresa. Puedes tanto aumentar como disminuir recursos tales como almacenamiento, ancho de banda, RAM, entre muchos otros; todos estos están disponibles en la oferta de servicios que ofrece el alojamiento en la nube.

Una configuración del alojamiento tradicional contrae una serie de especificaciones rígidas y un limitado número de recursos. No sería posible con este tipo de alojamiento aumentar el número de recursos aunque fuera necesario.

Movilidad

El servicio de alojamiento tradicional debe estar fijado en una ubicación específica. Por este motivo, necesitas escoger un servidor que se encuentre cerca de ti geográficamente, para que de esta manera la velocidad de carga de tu sitio web no se vea comprometida.

Los servidores cloud, o de alojamiento en la nube, por otro lado, están disponibles y son accesibles mediante las redes de internet y cualquier ordenador o dispositivo móvil, es decir, podrás acceder a desde cualquier parte del mundo.

Colaboración entre grupos

Por medio del alojamiento en la nube, los empleados de tu empresa podrán trabajar en los mismos documentos o aplicaciones desde cualquier parte. Esto aumenta la flexibilidad en el desempeño y aumenta la productividad. Esta característica no es posible en el servicio de alojamiento tradicional.

Respaldo y recuperación ante desastres

La configuración de servidores múltiples en alojamiento basado en la nube permite que los datos puedan crear una copia de seguridad automática. Esto permite que el usuario acceda a características únicas como recuperación ante desastres.

backup

En el alojamiento tradicional, la configuración de un servidor único, la función de recuperación ante desastres, no está habilitada, ya que solo existe un servidor que aloja tus datos y aplicaciones. Para la función de recuperación ante desastres necesitarías hacer configuraciones especiales para poder activar el backup.

Renovación tecnológica

El alojamiento en la nube tiene la ventaja de estar acorde con los últimos adelantos de la industria. Podrás integrar y personalizar de forma automática las aplicaciones del software que satisfagan las necesidades de tu empresa. Esto incluye versiones de software, actualizaciones de servidor y el poder de procesamiento.

El alojamiento tradicional no permite ese tipo de configuraciones.

Ecológico

El alojamiento en la nube reduce la huella de carbono de las organizaciones, ya que elimina la necesidad de mantener servidores in-situ. También, utiliza toda su capacidad, lo que ahorra energía y cuida el medio ambiente.

Si estás considerando cambiar a la nube, es importante que recuerdes que el «cloud hosting» es la tecnología más novedosa del mercado, y que las empresas están demostrando que es la tecnología del futuro. Por lo cual, tarde o temprano, independientemente de los beneficios que te pueda reportar el hospedaje tradicional, será inevitable cambiarse a la nube.


En conclusión, la habilidad de ampliar tus recursos mientras solo pagas por lo que necesitas, aumentando la colaboración entre los equipos de tu empresa y al mismo tiempo incrementar la eficiencia de los procesos son razones suficientes para cambiarse al alojamiento en la nube lo antes posible. Contáctanos hoy, para cambiarte a la nube o hablar con nuestros expertos.